Comensales
4

Cocinando
10 minutos

Tiempo de realización
15 minutos

Dificultad
Fácil

Ingredientes

para 4 personas

  • 500 mililitros de leche

  • 50 gramos de mantequilla

  • 2 cucharadas de harina

  • 1 nuez moscada

  • 1 sal

La besamel es una salsa de origen francés que ahora se utiliza en todo el mundo para la elaboración de numerosas recetas. En Italia se utiliza sobre todo en algunas recetas típicas de Emilia Romagna, como lasaña en el horno ei canelones.

El nombre «la sauce à la Bèchameil» fue elegido por el chef François Pierre de La Varenne, quien lo utilizó por primera vez en su libro «Le Cuisinier François» en homenaje a Louis de Béchameil, marqués de Nointel a quien la invención del receta.

Preparación – Bechamel

1. Primero debe preparar el llamado roux, esa es la mezcla que ayudará a espesar la bechamel. Para conseguirlo, derrita el manteca en una cacerola a fuego lento, agregue el harina y revuelva vigorosamente con una cuchara de madera para evitar que se formen grumos y que la mezcla no se pegue al fondo de la olla.

2. Una vez que tenga una mezcla homogénea, agregue el leche sin dejar de mezclar. Cocine a fuego lento, revolviendo constantemente hasta que la salsa haya alcanzado la densidad deseada. Si está demasiado espesa, simplemente agregue un poco de leche.

3. Cuando esté cocido, agregue el sal y el nuez moscada. En este punto la bechamel está lista para ser utilizada para la preparación de numerosas recetas o simplemente para condimentar platos cocinados al horno o hervidos.

Consejos y trucos

– Si accidentalmente forma dioses bultos puedes eliminarlos usando un licuadora de inmersión.

– La bechamel puede ser sazonado dependiendo de la receta que pretenda preparar. Por ejemplo, es posible preparar una bechamel de jamón añadiendo dos lonchas de jamón cocido picado o una bechamel de champiñones añadiendo dos o tres champiñones cocidos y picados. Alternativamente, puede agregar hierbas aromáticas picadas o especias con un sabor fuerte como el curry.

– Una bechamel en version ligera se puede preparar eliminando la mantequilla, sustituyendo la harina por maicena y sustituyendo la leche entera por del leche desnatada o con del caldo. En este caso, como no se aporta la mantequilla, no se prepara el roux pero se debe mezclar bien la maicena con la leche o el caldo, teniendo mucho cuidado de evitar la formación de grumos, y cocinar a fuego lento hasta obtener la densidad deseada. . Si por el contrario quieres una salsa blanca sin leche, utiliza la mantequilla y la harina para hacer el roux y sustituye la leche por el caldo.

– Si tienes intolerancias, opta por bechamel sin lactosa o por la bechamel sin gluten.

– A menudo se la denomina «bechamel reforzada». salsa mornay, o una bechamel con la adición de queso, yemas de huevo y nata fresca.